Logo JSE
  Síguenos:
     




Juventudes Socialistas de Asturias condena los comentarios contra las personas transexuales vertidos en Gijón la pasada semana





Imprimir




Oviedo, 11 de julio de 2019.- Las Juventudes Socialistas de Asturias se suman a las críticas emitidas por varios colectivos ante las descalificaciones contra las personas transexuales difundidas la pasada semana en una Escuela celebrada en Gijón.

 

Las Juventudes Socialistas asturianas han querido salir al paso de la polémica surgida a raíz de la celebración en Gijón la semana pasada de la Escuela ‘Rosario de Acuña’, que en su XVI edición trató sobre “política feminista, libertades, e identidades”. A lo largo de la misma, algunas de las ponentes invitadas profirieron varios comentarios relativos a las personas transexuales que, a juicio de la organización juvenil socialista, “carecen de la más mínima empatía y el más mínimo respeto a un colectivo que lleva muchos años sufriendo persecución y marginación por parte del conjunto de la sociedad, y más en el caso de las mujeres transexuales, que sufren una doble discriminación”.

 

Desde las JSA, aseguran, “podemos entender que haya quien considere necesario y oportuno realizar debates de esta temática, que traten sobre cómo se pueden conjugar las cuestiones relativas a la identidad de género y las diferentes normas legislativas para proteger a las personas transexuales, con el discurso y la acción del feminismo clásico”. “Ahora bien, en ningún caso dichos debates pueden derivar en los chascarrillos, las burlas y las faltas de respeto que algunas de las asistentes a la Escuela profirieron contra las personas trans”, afirman desde las Juventudes Socialistas. En este sentido, consideran “lamentable” que en un espacio de debate feminista y de referencia como es esa Escuela, se hayan escuchado “afirmaciones que son más propias de organizaciones que nada tienen que ver con la defensa de la igualdad y de la libertad”.

 

Por último, la organización juvenil ha querido señalar que “en un contexto en el que tanto los derechos de las mujeres como los del colectivo LGTBI están siendo amenazados por una ultraderecha sin complejos, y con el silencio cómplice de una derecha que les deja manga ancha, lo peor que podemos hacer la gente progresista es abrir trincheras entre nosotros y nosotras mismas”. “Los objetivos son claros, y son compartidos: una sociedad donde la libertad, la igualdad y la solidaridad sean sus pilares fundamentales, y hechos como éstos sólo sirven para darle ventaja a quienes vienen a acabar con todo lo construido”, finalizaron.



Imprimir